viernes, 2 de octubre de 2009

Imág. secundarias de la Pasión según Sevilla.(y XVIII)


fotografía: archivo Manuel Gil Marquez


XVIII. ENTRE LAS SANTAS MUJERES..."MARÍA MAGDALENA Y LA VERÓNICA" (María Magdalena: la de Montserrat, la de pelito natural. La Verónica de El Valle: El espejo de trapo.)


La última entrega de esta larga serie de "Imágenes secundarias de la Pasión según Sevilla" no es por ello la menos importante, al contrario, yo diría que junto con la de San Juan tratando de consolar a la Virgen, es una de las de mayor intensidad emocional como ahora veremos. Las mujeres que acompañaron ar Señó en su vida y las que no lo abandonaron en el momento de su muerte. Mostrando un amor puro hacia Él, desinteresado, muy por encima de convencionalismos y roles sociales. Protagonizando los momentos de mayor dramatismo con una entrega total y absoluta.

María Magdalena al pie de las tres cruces es la de Montserrat, la de pelito natural. ¡Qué amor más puro no le tendría María Magdalena ar Señó para caer de rodillas al pie de la Cruz! Y allí, bajo la Cruz, hincaíta de pies y manos en el suelo, y la mirada perdía.

¡Qué entrega más desinteresada, más pura, más sincera, la de esta mujer! ¡Mayor y más valiente fue su amor por Jesús, que el de muchos de sus propios discípulos!

Qué triste tener que soportar en estos tiempos que corren, que contrabandistas palabreros usurpen su nombre para sus mercaderes fines, que quieran manipular la Historia, apropiándose de nombres, lugares y fechas, con el propósito de revestir sus paranoicas invenciones con esa especie de malintencionado rigor potajero de tres al cuarto, que mezcla churras con merinas con malos propósitos. Todas esas patrañas y paparruchas que se venden como rosquillas, en las que parece fácil poner el gusano en el anzuelo para que los consumidores piquen (cuanto más inverosímil sea la historieta y peor esté escrita, mejor será la carnaza) y para que después de su lectura las criaturas tengan el cerebro más blando que el de una acedía. En fin...y que llamen libros a eso. Haced oidos sordos a todas estas mentiras camufladas de oscurantismo e historias secretas y paralelas...porque en verdad si son historias para lelas...pero también para lelos, y por lelos no queremos que nos tomen.


Y ahora nos detendremos en la santa mujer Verónica que enjugó ar Señó con su paño. Esta buena mujer lo vería venir de frente, con su rostro distorsionado por el brutal castigo, apenas se distinguirían sus divinos rasgos entre los coágulos de sangre y el sudor. Pensaría en aliviarlo instintivamente, con un amor de mujer, con un amor de madre, aunque no fuese Él hijo suyo, pero en todas las mujeres existe esa grandeza, la de mirar a las personas con voluntad de madre o amiga protectora. Y le enjugó el rostro con un trozo de tela, con un paño, con un sencillo trapo...Y Jesús se reflejó en aquel espejo de trapo, que quiso atrapar para siempre su rostro, como en un daguerrotipo mágico, como en un espejo encantado que guardara para siempre la visión calcada de aquel instante. Espejo de trapo fue el paño de la Verónica en el que se reflejó Jesús camino del Calvario, último gesto de ternura que acarició el rostro del Señor, y esa ternura no quiso desaparecer nunca sino quedarse allí para siempre en aquella humilde tela...


La Hermandad del Valle nos lo cuenta fielmente el Jueves Santo. Fijaros qué nombre más hermoso y sencillo tiene su Nazareno: Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro...esta portentosa imagen de Jesús que acerca uno de sus brazos a la figura de la Verónica que le muestra su propia cara en el martirio, y parece como si Él mismo se sorprendiera de su propio reflejo, y estira su mano en un gesto abierto hacia las mujeres; como si quisiera tocarse a sí mismo en ese trapo o como si buscara consuelo entre las mujeres o como si repartiera entre ellas sus últimas bendiciones.


La Magdalena es amor y la Verónica es ternura. Amor y ternura últimos que acompañaron ar Señó en su tormento...



(Texto publicado en la web cofradespasionensevilla el 29 de Mayo de 2009)



Apostilla musical:   ♪ ♫As only a woman's heart can know... ♪ ♫



Consideración final sobre la serie de posts ISPSS: Esta serie se inició el 4 de Marzo de 2009 y se finalizó el 29 de Mayo de dicho año. Se recogió en este blog personal durante los días 30 de Septiembre, 1 y 2 de Octubre de 2010. Por último, le añadí unas apostillas durante la Cuaresma de 2012 como añadido al subir la serie completa a mis cuentas de Facebook y Twitter 4 años después de su 1ª publicación en internet en la web cofradespasionensevilla. ¡Qué lío de fechas, eh! Sin duda, un título más apropiado para esta serie hubiese sido el Imágenes Secundarias de la Pasión Según un Nota de Sevilla (ISPSNS), quod scripsi scripsi.


Imág. secundarias de la Pasión según Sevilla.(XVII)


fotografía arcivo B.Jiménez.


XVII. HERODES ANTIPAS "TE JODES COMO..." (Tetrarca por decirle argo bonito. De tal palo, tal astilla: Herodes Er Chico. Er que ríe...pero ya no sonríe.)


La palabra antipático tiene una raíz etimológica griega con toda su significación perfectamente configurada, pero creo que el apellido Antipas es la raíz verdadera y auténtica de la antipatía (Antipatía: lo más desagradable que puede resultar ser una persona).

A Herodes Antipas, Tetrarca era lo más bonito que podían llamarle. Criado en Roma, mamando de la teta de la loba capitolina lo peorcito de su agria sustancia láctea. Se fue a Judea a viví, a tetrarqueá, a repartí su innata simpatía, y se alojó en un Palacio llenito de tesoros impregnados en sangre. Vaya una casa desagradable donde alojarse, allí lo más alegre que se podía escuchá eran los graznidos que pegaban los cuervos cuando los sayones limpiaban las mazmorras, cosa que ocurría cada diez o doce minutos.

Su padre pasó a la Historia por queré matá a un Niño al que no conocía de na, tirando por la tangente...matando a to los de su quinta, por si acaso se equivocaba. Fijarse la inteligencia y la confianza que tenía este hombre en sí mismo y en sus esbirros...Y a éste le llamaban "Er Grande" (¡Glupp! y ¡Sniff!). Vaya una lista de reyes de la que presumir: Si éste era "Er Grande", cómo no sería Er Chico.

Pues de tal palo, tal astilla: Herodes Antipas "Er Chico". Romanizado o latinizado (como ustedes gusten), déspota, antipático, feo, torpe, tan miedoso como su puñetero padre, aficionado a la astrología y a los horóscopos, a los banquetes, a los bailes, a la bisutería de lujo, a las decapitaciones (acuérdate de Juan el Bautista), a las artes mágicas, y al ilusionismo.


Y Jesús fue a dar con semejante reyezuelo de tres al cuarto, esto lo sabemos gracias a San Lucas, que lo reflejó en su evangelio y fue el único. La Cofradía de La Amargura también se lo recuerda a Sevilla todos los años, y se lo cuenta siempre de frente una mijita, poco a poco, adentrándose por la estrechez de la calle Feria.


Herodes esperaba que Jesús mostrara sus habilidades, y éste le mostró la más difícil de todas: la de quedarse callao aguantando burla. Pa qué iba a hablá er Señó, si no lo iban ni a escuchá; mejor callarse y dejá que er supuesto divertimento acabase, porque tarde o temprano lo que divierte acaba aburriendo. Y para burla lo vistieron de blanco, que era el color de los locos en aquella época y lugar, o sea, la Judea del Siglo I.


Aquí quiero hacer ahora una reflexión sobre la costumbre de algunas Cofradías de vestir a sus Cristos en Semana Santa con túnicas de color blanco, pues no sería del todo correcto. Esto lo explicaba mucho mejor que yo (de aquí a Jerusalem, tirando por el Cabo de Hornos y circunnavegando Australia), el inigualable Don Filiberto Mira Blasco, que sentaba cátedra cuando hablaba de Cofradías, y al que escucharlo por la radio era un puro placer, siempre tan correcto y exquisito. Decía que la única Imagen de Jesús que debía vestirse de blanco en Semana Santa, es la de Nuestro Padre Jesús del Silencio ante el Desprecio de Herodes. Y también pensaba que todas las imágenes der Señó tenían que llevar sus potencias, sus atributos divinos, lo cual sin duda comparto; y corona de espinas si ya la hubiese padecido.


Herodes Antipas "Er Chico" nunca tuvo la actuación estelar que esperaba, porque no la hubo, y se quedó con las ganas de ver algún prodigio o milagro de Jesús. Por eso desde los primeros años del Cristianismo se acuñó el apócrifo dicho de: "Te jodes como Herodes". Esta expresión era de rima consonante en todas las lenguas del mundo conocido, por lo que gozó de gran aceptación y popularidad desde antiguo.


Creo que el Infierno destinado a Herodes se configura terrible e inflexible de risas. Risas burlescas y frenéticas, risas que le atormentan hasta el dolor o la asfixia extrema. Creo que Herodes Antipas está condenado en el interior de su Palacio (llenito de tesoros ensangrentados y de sayones intrigantes) a la crueldad de sus propias carcajadas ya sin descanso posible...


"Y los tristes viajeros que transitan por ese valle,

ven, a través de rojas ventanas,
vastas formas que se agitan
al son de discordante melodía,
mientras un feo tropel
se precipita eternamente por la macilenta puerta,
y ríen...pero ya no sonríen." (Edgar Allan Poe)


(Texto publicado en la web cofradespasionensevilla el 24 de Mayo de 2009)



Apostilla traductora (traducciones de ida y vuelta o sobre las infinitas posibilidades de una traducción creativa):

-"Te jodes como Herodes" se traduce según el google traductor Español-Hebreo como:
  לזיין אותך אוהב הורדוס  . Pero si volvemos a traducir esto según el google traductor Hebreo-Español sería: "Vete a la mierda como Herodes".

Ejem... digamos que nos hace una peculiar y libre traducción pero... ¡cómo capta la esencia del mensaje, eh!

Imág. secundarias de la Pasión según Sevilla.(XVI)


fotografía:archivo Daniel,ruán y esparto.


XVI. SAN PEDRO "...QUIERE ROSQUILLAS (S.P.Q.R.)" (Negaciones y lágrimas. La Calva y la llave)

San Pedro, el apóstol con mayúsculas, la piedra angular de la Iglesia primitiva, al que crucificaron los romanos de Roma, en Roma y bocabajo, por propio y expreso deseo.
San Pedro aparece varias veces en la película hollywoodiense "Quo Vadis" y es un viejecito que es mu sensato y tolerante con los indecisos (se vé que dominó sus ímpetus y mejoró con la edad como el buen vino). En una de las escenas, él mismo reconoce dolorosamente sus tres negaciones a Jesús y casi rompe a llorar de nuevo.
Porque negar como hizo San Pedro, podemos negar todos si el miedo nos atenaza el cuerpo, ya que somos débiles por naturaleza y el instinto de supervivencia nos recomienda entonces dicha negación; sólo los muy fuertes y valientes pueden dominarse en este tipo de situaciones límite.
Pero negar no es lo mismo que vender. Vender a alguien al que has querido es algo que no puede superarse, por eso se ahorcó Judas Iskariot, porque su pena no es comparable a la de la negación temerosa de Pedro; la pena de Judas no puede arrastrarse, no se puede convivir con ella porque es imposible de superar. Sin embargo, San Pedro pudo llevar siempre consigo lo de haber negado ar Señó, y seguir vivo aún, amándolo más si cabe, y transmitiendo su Buena Nueva a muchas personas.

En la Semana Santa de Sevilla casi siempre se representa a San Pedro calvo y con una llave sujeta en su cíngulo. Lo de la calva es tradición apócrifa, porque en ningún párrafo de los evangelios se lee que Pedro fuera alopécico, o será que no me acuerdo mu bien de este detalle (esto es similar a la tradición del cabello pelirrojo de Judas).

La llave que porta hace referencia a las puertas del Cielo, donde llamaba el pistolero cansado de Bob Dylan en "knock...knock...knocking on heaven's doors".

Pedro rebanó de un tajo la oreja de Malco, de forma impetuosa, y Jesús luego puso el parche, curando a Malco. Este pasaje no lo tenemos en Sevilla, pero por ahí se ve alguna que otra oreja...yo mismo vi una a los niños carráncanos del Santo Entierro que portan atributos de la Pasión. Ya os imagináis lo que le hubiese hecho al gallo cantarín si lo coge, ar gallo ése que estaba subío en una columna (era un gallo estilita, normalmente los gallos se suben a un palo o a una estaca)...Si San Pedro lo engancha, pierde sus atributos masculinos, cresta y espolones incluidos, y lo hubiese dejao como ar gallo de Morón...


Sevilla añadió también una página simpática en el currículum de San Pedro: su afición conocida por las rosquillas. De hecho, en los tramos de nazarenos que anteceden a los pasos de Cristo, uno de los nazarenos porta una insignia que reza "S.P.Q.R." (San Pedro Quiere Rosquillas) recordándonos siempre esta debilidad curiosa y apócrifa de San Pedro. Son éstas las primeras siglas que aprenden nuestros hijos a descifrar, satisfechos y orgullosos de resolver al fin el jeroglífico que les plantea el nazareno que porta el Senatus.


Ahora que el Ayuntamiento otorga tantas medallas y condecoraciones, si yo fuera el alcalde (¡No es difícil eso...no me iba a votá ni mi padre!), les ofrecía las llaves simbólicas de la Ciudad a todas las imágenes de San Pedro que tenemos en Sevilla, para que las lucieran en sus cíngulos durante la Semana Santa. Y se las entregaba incao de rodillas, capitulando ante el portero del Cielo, como los reyes moros vencidos entregaban las llaves a los conquistadores cristianos... Porque esas llaves, las del Cielo y las de Sevilla, se tienen que parecé mucho, porque Sevilla es el Cielo pa los sevillanos, Sevilla es la Gloria Bendita, reflejo de la Gloria Celeste que está ahí arriba esperándonos...Cuántas veces no habréis escuchao ese anhelo de:


-¡Ojalá ener Cielo sea siempre Semana Santa en Sevilla!


(Texto publicado en la web cofradespasionensevilla el 20 de Mayo de 2009)



Apostilla desde una catacumba:

Un San Pedro calvo es señalado de forma chivata por un gallo estilita. Jesús lo perdona desde lejos mientras está preso del malvado Caifás.

Imág. secundarias de la Pasión según Sevilla.(XV)


fotografía:archivo Alambrereturn

XV. TODAS LAS DER SAGRADO DECRETO..."SALVO LA SANTÍSIMA TRINIDAD" (Sevilla...Ciudad de los teólogos. Dios: El mejor de los imagineros barrocos.)


-"Sevilla...Ciudad de las personas."

-Mira que eres antiguo, tío...

-No, si ya sé que las ciudades no pueden sé de otra cosa que no sean personas. Por ejemplo: No existe la ciudad de las hormigas, pero sí los hormigueros. No existe la ciudad de los olivos, pero sí los olivares. No existe la ciudad de los sevillanos, pero sí Sevilla. ¿Lo entiendes ahora?

-Te entiendo perfectamente. Tú eres el que no se entera de ná. Lo de "Sevilla...Ciudad de las personas" está superao, eso sa quedao en pañales con el nuevo eslogan que han sacao los del Ayuntamiento. Escucha bien esto: "Sevilla...Ciudad de los teólogos".

-¡Como suena eso, Dios mío, qué pelotazo van a pegá los notas!

-Y que lo digas. Va a sé como una especie de Bienal de Cardenales y Arzobispos de toda la Cristiandad, que se darán cita en Sevilla cada dos años pa debatí de Teología. Los representantes de la Iglesia Católica (italianos,españoles,irlandeses y polacos), los de la Iglesia Protestante (ingleses, holandeses, alemanes y norteamericanos) y los de la Iglesia Ortodoxa (rusos y griegos) en una especie de mundial, cara a cara, en sesiones de mañana, almuerzo con siestazo, y tarde. Ener Palacio de Congresos de Sevilla Este y con el paso del Sagrado Decreto delante, expuesto en la nave central, para la meditación y er deleite de los congresistas.

-¡Ojú la de puestos de trabajo indirectos que se van a creá! ¡Tú sabes la de gente que arrastra eso! ¡Los de la Hostelería no van a da abasto! ¡Y el alcalde allí, en la inauguración, poniéndose morao de tó y poniéndose la medalla ar mérito de dicha celebración teológico-congresista!

-Te voy a decí una cosa, pa que lo sepas, Sevilla ya era la Capital de la Teología mundial. Ni El Vaticano, ni Roma, ni Nicea, ni Trento.... la Capital Teológica de Occidente fue, es y será Sevilla...y tos tan contentos.
En Sevilla, tres de cada diez personas, son teólogos capaces de redefiní los dogmas. Y dentro de las Cofradías ni te digo. Mira si no el paso del Sagrado Decreto... lo que para la Cristiandad, supuso siglos de peligrosas controversias, debates, concilios, herejías, batallas dialécticas y otras sin dialéctica (a palo seco), hogueras, persecuciones, dogmas, cruces, peinados de monjes, hábitos, et cetera, et cetera. Sevilla lo cogió y lo subió en lo arto de un paso, resumiendo siglos de conflictos en una jartá de figuras pa que la gente se enterara de una vez de forma clara y evidente del misterio de la Santísima Trinidad.

-¿No me has dicho que era una especie de resumen? Lo digo por lo de la jartá de...

-Sí, pero no se podía resumí má. Están los que tienen que está, pero encima, el caso es que también hay gente que piensa que "farta gente ener cartel, Huguet". Algunos subirían ahí hasta los grandes herejes derrotados, en actitud sometida (por ejemplo: qué me dirías de la figura del mismísimo Arrio arrepentido).

-Podría subirse, pero ya están los cuatro padres de la Iglesia: San Ambrosio, San Agustin, San Gregorio y San Jerónimo, allí presentes. La Iglesia representada simbólicamente dormida, por su afición histórica al siestazo (acuérdate la que por mor de la tristeza, eso sí, se pegaron los apóstoles ener huerto de los olivos). La Fe sin complejos. El angelito, arquero del amor, colega de Cupido. Y el Arcángel San Miguel de varilarguero contra una especie de dragoncito o serpiente o eslizón pecador.

-Mira que si le hubiesen puesto a San Miguel una muletita plegá en la mano izquierda y un descabello en la derecha; la serpiente pecadora quedaría hipnotizada con el suave abaniqueo de la muletita, entregá después de una dura faena de briega, babeando ya el piso de albero de ese paso. A to esto... ¿Cuál va a ser la primera ponencia der Congreso Teológico?

-Se va a titulá: "Dios: El mejor de los imagineros barrocos; y los seres humanos analizados como sus mejores imágenes secundarias."

-Lo primero va a sé incuestionable; de lo segundo se tendrá que debatí, largo y tendío, tendío de sol y sombra...


(Texto publicado en la web cofradespasionensevilla el 17 de Mayo de 2009)



Apostilla apropiacionista y trinitaria: "...comencé mi libro en el nombre de Dios y tomé el verso primero del salmo de la Santa Trinidad y de la fe católica, a saber: quicumque vult, que dice: Ita Deus Pater, Deus Filius, etc." (Libro de Buen Amor. Arcipreste de Hita, siglo XIV)

Imág. secundarias de la Pasión según Sevilla.(XIV)


fotografía:archivo Daniel V.R.


XIV. PILATOS..."LOS DOS" (Pilatos revisado históricamente. Enésimo ejemplo de las dualidades sevillanas.)

Acordarse cuando vimos la entrada de imágenes secundarias de los romanos, lo bien que nos caen, lo que nos gusta largá en latín (aquí en Sevilla, sabemos que un chiquillo pasa de niño a adolescente, cuando un buen día le sale bigotillo y nos suelta a bocajarro un "Caritas Christi urget nos" o un "Christus factus est" o un "Senatus Populus Que Romanus" que nos deja la má de sorprendíos).
Pues imagínate lo que nos gustará el jefe de los romanos que había en aquel entonces en la Judea del siglo I. Poncio Pilato, alias Pilatos, que pasó a la historia por lavarse las manos con agua de la Judea del siglo I, del siglo I, eh... por si alguien quiere echarle agua con rigor histórico a la palangana del paso de la Sentencia, que sepa que el agua de hoy día está tratada y depurada.

De éste podemos hablá con tranquilidad, largo y tendío, porque Pilatos fue vecino nuestro y siempre será bien recordado, el hombre se vino a viví a Hispalis después de la que se formó, era el único lugar del Imperio romano donde nadie le echaba en cara lo que pasó con er Señó.

¿Que no te lo crees...? Pues ya verás cuando un arqueólogo dé con la pala ener sitio oportuno en alguna de las excavaciones der centro y salga un trocito de mármol que ponga: "PILATUS RESIDENTIS HISPALENSIS, TELA DE AGUSTUS EST...".
Eso sí que sería er triunfo del revisionismo histórico, por fin los historiadores sevillanos revelarían la verdad siempre sospechada sobre Pilatos...que se jubiló en Sevilla con la paguita que le quedó.

Además, cosas más raras se dan en la propia crónica historiada, como por ejemplo, esta: ¿Sabéis dónde murió Herodes Antipas, el Herodes de la Amargura, ar que le gustaba mucho la parapsicología y los fenómenos extraños? ¿Sabéis donde acabó sus días el Tetrarca? Pues en Lyon (Francia)...pa que veáis las vuertas que da la vida...


Pilatos se vino a viví a Sevilla y si no ar tiempo...Se mandó construí la Casa Pilatos; se hizo de San Benito y de la Macarena porque eran los pasos que más le gustaban; se daba paseitos de su casa al foro de la Alfalfa donde la gente siempre le preguntaba por lo que pasó aquel día que sortó a Barrabás, y allí se formaba una tertulia (la primera tertulia cofrade de la historia) muy interesante. Y la gente desde primera hora fue más o menos comprensiva con él, se puso en su pellejo... La que le formaron los judíos que le pusieron la cabeza hecha un bombo pa que condenara ar Señó; la mujé por detrás dándole puyazos pa que lo sortara; er negro allí delante sin enterarse de na (qué iba sabé la criatura si venía del Congo); los sayones siempre intrigando (en especial er sayón que leería la sentencia, y que fue er primer exaltado pregonero de la Semana Santa, nombrado a dedo por Caifás); y sus propios soldaos romanos to er día dándole la vara, digo la lanza.



La gente guardó buen recuerdo de Pilatos, que nos enseñó muchas cosas de primera mano, y aportó mucho a las cofradías de su época. Después de su muerte, Sevilla lo convirtió en dos, para que todo estuviese equilibrado, y para que la gente tomara partido por uno o por otro. O eres del Pilato de la Macarena, o eres del Pilatos de San Benito; o Arco, o Acueducto; o Pájaro, o Loba...Teta y sopa, no cabe en la boca, de teta en la boca te pueden contá tela Rómulo y Remo, expertos mamíferos.


Y el enésimo caso de las dualidades sevillanas (que tanto nos gustan) es Poncio Pilatos.
El Pilatos de San Benito es más fiel al de verdad, al que se quedó a vivir en Sevilla, más cercano, más nuestro. A este Pilatos se le acercaría más de un judío pa tirarle de la toga y zamarrearlo, y eso que la toga es de telas encolás (este detalle quizás lo aleja un poco del Pilatos hispalense, porque da caló verlo). Está delante del paso y parece sofocao, parece que te está pidiendo por favó que lo bajes y te lo lleves por ahí, que algún conocido lo llame y le diga; "Bájate Poncio, vamos a tomarnos argo fresquito, y luego vemos las del Martes Santo, que te las pierdes to los años por salí en la de San Benito".

El Pilatos de la Macarena parece César, no quiere sabé na de nadie. Es frío y distante, tan distante que lo pusieron al final del paso, es un Pilatos más esaborío, porque está agobiao, ya sabe la que le espera por la noche cuando se quede a solas con su mujé, Claudia Prócula. Arriesgo una conjetura; al Pilatos de la Macarena no le gustan mucho las Cofradías, es de ese tipo de gente sequita.


¿Qué hubiese ocurrido si el Pilatos de San Benito fuese de una Cofradía trianera...?

Pues que la 1ª guerra pilatense estaría estudiándose en los colegios, en clase de historia...y la 2º, y la 3ª, et cetera, et cetera.
¡Ojú la que se hubiera formao! Viérais romanos y romanas dándose espadazos por el Puente Triana...
Pero, y esto que se me acaba de ocurrí...
¿Qué pasaría si el arqueólogo, er de antes, er de la pala, da con er sitio del marmolito de marras y está en plena calle San Jacinto?...¡Ojú la que se lía...!

"PILATUS RESIDENTIS TRIANERUS, TELA DE AGUSTUS EST..."



(Texto publicado en la web cofradespasionensevilla el 10 de Mayo de 2009)



Apostilla leyenda urbana-cofradiera: Un año más, si Dios quiere, cuando mi tío Salvador regrese a Sevilla en Semana Santa y empiece a contarme sus batallitas de cofradías y de pasos... volverá a rememorar aquella "archiconocida historia en Sevilla" del día en el que los hermanos de la Macarena quisieron comprarle a toca teja a los cofrades de San Benito su hermoso Pilatos. Pero cuando se acercaron a la Calzá con un buen fajo de billetes en el bolsillo, los de San Benito (aunque les hacía mucha falta el dinero) se negaron en rotundo a venderles su Pilatos. 

(-¡Sí, hombre, venga ya... tito! 
-¡Niño, que eso lo sabía toa Sevilla y eso es más verdad que la má!)

Imág. secundarias de la Pasión según Sevilla.(XII+I)


fotografía archivo Careyplata


XII+I. JUDAS... "- ¿...TADEO? - ¡NO! ...ISCARIOTE, NO ME SEAS..." (Pelirrojo, de amarillo, er treceavo en la mesa y besucón...Lo tenía tó pa triunfá er chavalito.)


Sabía que argo malo iba pasá en esta entrega de imágenes secundarias...Tanto es así, que he decidido no meterle mano a Judas Iskariot, porque es carne fresca de eterna herejía. Y yo no me pringo con este, me pringaré con Pilatos en to caso, que siempre me prestará el hombre su palangana pa lavarme las manos...

De todas formas voy a poné una mijita de texto:


Judas, el traidor, el ahorcado, er que se quemará eternamente, er que quiso volver atrás para devorvé treinta monedas de plata y no pudo... porque ya era demasiado tarde.


"La moneda cayó en mi hueca mano.

No pude soportarla, aunque era leve.
Y la dejé caer. Todo fue en vano.
El otro dijo: Aún faltan veintinueve..."  (Unas monedas, MATEO,XXVII,9. Jorge L. Borges)


(Texto publicado en la web cofradespasionensevilla el 7 de Mayo de 2009)



Apostilla saetera: ¡Detente! ¿Por qué no te detienes Judas en la venta? Y no prendas al Cordero. Que pronto llegará San Juan y te dará mucho dinero pa que aumente tu caudal.

jueves, 1 de octubre de 2009

Imág. secundarias de la pasión según Sevilla.(XII)


fotografía archivo R.Soldado.


XII. DE ENTRE LOS ÁNGELES..."ER DEL RESUCITADO" (Ángeles valientes, con un par de alas bien puestas. Un Tambor para la Resurrección)


Mi abuelo Pepe siempre decía que una de las cosas que más le gustaba de la Semana Santa era contemplar los angelotes tan gorditos y rollizos que llevaba el paso del Gran Poder...No había por donde cogerles un pellizco de lo bien criaos que estaban esas criaturas...¡Menudos biberones y papillas tenían que repartí ener Cielo!


Pero en los pasos de Semana Santa, además de estos angelitos querubines, bolitas infantiles de grasa y gracia celestiales, salen otros ángeles en lo arto de algunos pasos de misterio. Ángeles de adolescente tipo, ángeles con un par de alas como Dios manda, ángeles que suelen llevá o traé mandaos importantes para Jesús y los hombres (y cuando digo hombres, incluyo a las mujeres, eh...Esto lo pongo por si algún día vienen a por mí los/las der ministerio de igualdá...que me dan más miedo que los de la Santa Inquisición).


Uno de estos ángeles valientes se jugó er tipo bajando a confortá ar Señó; er mismo que estás pensando, el ángel de la Oración ener Huerto de los Olivos, er de la Cofradía de Montesión. Porque si llega a hacé más ruido de la cuenta, y despierta por casualidad a los apóstoles de ese pedazo de siesta que se estaban pegando (siesta por mor de la tristeza, eso sí), ese ángel no tiene hueco en ningún olivo donde esconderse...Un amigo mío me dijo que la postura de uno de los que se está pegando er siestazo es imposible. No sé si es San Pedro, pero er tío está aguantando er peso de su cabeza en la palma de la mano y en suspensión aérea, qué sueño no tendría este hombre (¡como pa despertarlo, vámo!), y acordaros del carácter impulsivo de Pedro, que rebanaba limpiamente orejas en menos que canta un gallo...bueno er gallo iba a cantá un poquito más tarde, pero ese será otro cantar.


Los ángeles son, por lo general, seres tímidos y huidizos, no suelen aparecerse mucho. Por eso le doy tanto mérito a este ángel, que tuvo un par de alas bien puestas pa quedarse en su sitio, a porta gayola, y que fue er de la Resurrección, er del Santo Sepulcro, er de la Roca, er que avisó que Jesús había resucitado de entre los muertos. Este ángel se quedó en su sitio pa contá a los demás lo que había pasado. Ener paso de la Resurrección lo pillamos poniendo postura y apuntando al cielo, esperando al personal para dar testimonio de todo aquello.


Siempre me ha gustado ver ar Señó en esa mañana luminosa del Domingo de Resurrección cuando regresa a su templo. Lo que voy a contarles pasó hace unos seis años, viendo a La Resurrección, todavía me acuerdo y me emociono como si fuese ayer...

Venía Cristo Resucitado por la calle Doña María Coronel, con su ángel apuntando al cielo de Sevilla, y él venía justo detrás, anticipando al banderín de la Agrupación Musical, faltaría más...Era un niño de unos cinco añitos, y era sudamericano, más moreno que los ángeles que sobrevuelan por la plaza de San Román. Iba concentrado y serio, y no levantaba la cabeza para no perder el ritmo que le otorgaba a su tambor de juguete. Pero qué tambor...tendrían que haberlo visto, era un tambor viejo, churretoso y gris, de esos que solo ves en alguna foto de la posguerra, una tosca guita de cuerda lo sujetaba al cuello de aquel niño, para agarrarse allí y no caer en un abismo de tiempo.
(Mi hermana me miró, y los dos sentimos lo mismo, ese repeluco que a veces te hiela la sangre...) No vimos a nadie que lo acompañara, nadie que lo esperara entre las filas de las personas que contemplaban la procesión, parecía que ese niño iba solo.
Más Semana Santa había en ese tambor que en ningún sitio en aquel instante.
Ése si que era un Tambor para la Resurrección, un Tambor para la Resurrección del Rito, y un Tambor para la Resurrección de la Carne ante la Muerte. Un niño del Perú se lo regalaba ahora a ese Cristo Resucitado, como Carlos Arruza regaló una vez Rosarios para la Virgen.
En la oscuridad de San Gregorio, La Canina más sentía entonces la pesadumbre de su inevitable derrota...Y al frente del Ejército Victorioso, Cristo Resucitado, y justo tras Él, un niño cetrino y extraño, redoblando un viejo tambor de juguete.

Probablemente sus padres lo acercaron a ver la Cofradía ya en la luz de la mañana, de esa bendita y luminosa mañana del Domingo de Resurrección.

A mí me gusta soñar que ese niño llegó del alba, como un ángel moreno.


(Texto publicado en la web cofradespasionensevilla el 3 de Mayo de 2009)



Apostilla asexuada: ♪ ♫...y estaba muerto de miedo y cantaba... y cantaba: ¡No tienen sexo los ángeles! ♪ ♫ (Los ángeles, Sr. Chinarro)

Imág. secundarias de la Pasión según Sevilla.(XI)


fotografía archivo F.Bermudo


XI. ANÁS Y SU ESBIRRO..."er que tenía la manita mu larga y no se llamaba Malco"(Breve ensayo sobre la Envidia. Intolerancia de David W. Griffith 1916. La Primitiva Cofradía de los Godos sevillanos.)


Anás: Viejo amargao de la vida que quería fastidiarle la existencia a los que venían detrás suya. No era de los que pensaba que cualquier tiempo pasado fue mejor; sino de los que creía que cualquier tiempo, sin sus inefables dictámenes, fue y será peor. Piensa que sin él, el mundo no tiene sentido, porque se cree juez, controlador, y garante de su tradición que siempre ve amenazada, adoptando siempre posturas a la defensiva.

Cuando Jesús era un niño lo perdieron de vista sus padres y se llevaron un rato buscándolo. Cuando lo encontraron estaba en el Templo discutiendo de teología con los sabios doctores de aquella época...y no vea la que les estaba dando er niño. Sabía má que todos juntos, tenía sabiduría pa dá y regalá a todos aquellos estudiosos de las escrituras, que se quedaron con la boca abierta cuando escucharon ar niño. Yo creo que entre aquellos sacerdotes debía encontrarse un joven ambicioso llamado Anás, que nunca iba a olvidar la cara y la voz de ese niño, que le estaba poniendo la carita colorá a más de uno.


La envidia es mú mala, porque en muchas ocasiones es el motor de la maldad y causa de la intolerancia. Anás destilaba envidia pa llená las bodegas de Umbrete y Villanueva del Ariscal; y encima, se rodeaba de envidiosos y de personajillos para que no le hicieran sombra. Fijarse bien que eligió pa su hija a Caifás (otro prenda), que mira si era torpe, que pa acusá ar Señó de blasfemia tenía que tené siempre a su lao a un negro con la Torá encima porque no sabía ni de lo que estaba hablando.

Anás, cuando le vio la cara ar Señó, se acordó de aquella mañana ener Templo, y de la sabiduría y bondad de aquel niño que ya era todo un hombre. La envidia se lo comería por dentro, y no iba a tolerar que esa persona humilde les diese de nuevo lecciones sobre teología. En ese preciso momento del recuerdo de Anás, se inicia el proceso de intolerancia contra Jesús, que terminará con su muerte en la Cruz.

Véase "Intolerancia" de David W. Griffith, película del viejo Hollywood, en la que se suceden varios episodios de intolerancia a lo largo de la Historia, siendo la Pasión de Jesús, uno de ellos. Estos episodios están enlazados con la hermosa imagen de una mujer que mece la cuna de su bebé, poniendo amor donde el hombre pondrá odio.


Cuando la verdad se impone, el recurso de los intolerantes es la violencia. Piensan que dando caña solucionan sus propias limitaciones, y piensan que repartiendo leña, o gritando, o montando en cólera, frenarán a los que tienen que decí más que ellos.


Qué ocurrió en casa de Anás... pues que le pegaron ar Señó una fuerte bofetá pa que se callara, intentando humillarlo y doblegarlo. Pero voy a dejar clara una cosa, er que le pegó la bofetá ar Señó no se llamaba Malco... que quede claro. Malco solo aparece en el evangelio de Juan, y es un sayón al que Pedro rebana la oreja de un tajo, defendiendo a Jesús en el momento de su prendimiento.

Jesús le pidió a Pedro (por favó) que guardase su espada, y sanó a Malco, que volvió a lucir oreja como si nada hubiese pasado. Luego se cuenta lo de la bofetá, pero no es Malco er que le pega, Malco tenía que está tela de agradecío por recuperar su oreja de forma milagrosa. Incluso en otro pasaje evangélico, de uno de los que reconoce a Pedro como discípulo de Jesús, se dice que es pariente de Malco, el que casi pierde la oreja. Es decir, se comenta ese pequeño detalle (me encantan esas referencias mínimas que demuestran la autenticidad de los hechos) y no se dice nunca el nombre del esbirro que golpea ar Señó... que, por supuesto, no es Malco.

Si los Godos hubiesen tenío tiempo de organizá una Cofradía en Sevilla, la suya hubiese sido la del pasaje de Pedro rebanando la oreja de Malco, y su nombre oficial hubiese sido la de Cofradía de la Sagrada Rebanada de la Oreja de Malco (vulgo la de La Rebaná). Estos buenos Godos cuya tradición germánica ponderaba como valores, la lealtad y la fuerza en el combate, recordarían su Biblia Ulfilana (que se conserva en el Codex-Argenteus), donde se dedican dos páginas a contar como San Pedro sale valientemente en defensa de su Señor, blandiendo su espada y cortando de un tajo la oreja de uno de sus enemigos... Eso sí, en dicha Biblia se omite la sentencia: "Al que te golpease en una mejilla...ponle la otra" porque los Godos eso no lo iban a entendé mú bien, y pa qué liarlos má.


Pero a los Godos no les dio tiempo organizá su cofradía en Sevilla; en cambio, tenemos la de La Bofetá, donde un viejo, esaborío y envidioso, intenta humillar a Jesús, vertebrando su intolerancia en la mano de uno de sus esbirros (que no se llamaba Malco), pegándole ar Señó una Bofetá de impotencia...Pero Jesús aguanta er tirón y le pega más fuerte donde más duele:


"Si he hablado mal, declara ese mal...pero si bien...¿Por qué me pegas?"



(Texto publicado en la web cofradespasionensevilla el 28 de Abril de 2009)



Apostilla filológica: puede que el autor (pobrecillo) haya confundido la Biblia Ulfilana con el Heliand, donde "El poeta se exalta cuando Simón Pedro saca la espada y le corta la oreja derecha al siervo del pontífice" (Literaturas Germánicas Medievales, Jorge Luis Borges). Pero lo cierto, es que hubo reparto de leña seca en el Huerto de los Olivos y que Malco se llevó la peor parte, al menos durante un ratito. 

Imág. secundarias de la Pasión según Sevilla.(X)


fotografía Exaltado_1988


X. DIMAS Y GESTA..."LOS DE LOS CABALLOS" (¡Los dos ladrones por parejo a tierra, eh...!)


Quién les iba a decir a Dimas y Gesta que sus muertes serían recordadas por los siglos de los siglos. Muertes como las de Dimas y Gesta había en Jerusalem cada cuarto de hora. Y el día que cambiaban la hora y atrasaban los relojes, cuatro más...

Nos enseñaron los evangelios que Jesús fue clavado en la Cruz junto a dos ladrones, Dimas y Gesta, cuyos bisílabos y míticos nombres evocan el momento último del Gólgota. La tradición nos dice que un ladrón era bueno y el otro ladrón era malo.


Dimas se mostró comprensivo con Jesús, e intuyó que aquel hombre bueno que moría junto a él era el Hijo de Dios. Jesús al ver la fe y confianza de Dimas, le prometió personalmente, justo antes de expirar, un lugar junto a él en el Reino de los Cielos... Y fue Dimas el primer hombre que gozó de ese eterno premio...Casi na la cosa.

A Gesta, todo eso no le importaba, solo le importaba la terrible muerte que no tardaría en llegarle. Gesta fue un hombre desgraciado hasta el final (me imagino su difícil vida y su inclinación por lo ajeno), cuando perdió una oportunidad de oro para salvarse.
Si os fijáis, en los dos pasos que lo sacan crucificado (en los pasos de misterio de La Carretería y de Montserrat), Gesta nunca mira ar Señó, antes se pone a mirar a María Magdalena de forma agria y descará.

Pero a mí los dos ladrones que más me gustan no están crucificados, ni estirados cruelmente sus cuerpos, ni en poses deformadas en las que se vean retorcidas sus piernas y brazos, que apena mucho, y hasta duele de tan solo mirarlos. Mis dos ladrones preferidos son los de la Cofradía de Los Caballos, que esperan su turno en la tarde para ser ejecutados junto ar Señó de la Exaltación.

¡Es que están muy bien hechos...! Tienen cierto aire etéreo, como si se evadieran del momento tan fatídico que les espera; Dimas quiere mirar para otro lado, y Gesta (que tiene cara de pará mucho ener Tremendo y ener Rinconcillo) mira casi de reojo la elevación de la Cruz, el momento en el que Jesús redime a todos los hombres.
El maestro imaginero que los talló, los llenó de humanidad a ambos, no hizo a Gesta especialmente feo, ni se cebó con él (aunque por supuesto le dobló un poquito la nariz, pero sin llegar al extremo de los sayones), pensaría que ya tenía suficiente el hombre con haber perdido aquella tarde su lugar en la Gloria. Talló a dos hombres que esperan la muerte, pero no los llenó de miedo e incertidumbre, al contrario, los quiso evadir de aquel instante, y los representó tranquilos, con sus cuerpos relajados, como si entendiera que Dimas y Gesta fuesen personajes circunstanciales en aquel grandioso suceso, y que habrían de ser por siempre bien recordados, y que no merecían por ello ningún maltrato.

Siempre que veo el paso de Cristo de Los Caballos contemplo al Buen y al Mal ladrón, ausentes y serenos. Uno con su paño de inocencia y otro con su paño de malicia, tapando sus vergüenzas, y sujetos ambos por cuerdas a la manera del de Jesús.
Reparad un momento en estos dos personajes, que pasaron del anonimato a la universalidad, testificando de esta forma, popular y sencilla, la autenticidad de los hechos narrados.

Muchas veces me da por pensar que alguien de buen corazón organizó una cuadrilla de gente buena, y tuvo la idea de bajar a Dimas de su cruz, de la misma forma suave que los Santos Varones bajaron a Jesús de la suya...para que las aves de rapiña no profanaran su carne...Y qué hermoso pensar también, que esta caritativa cuadrilla de buenas personas bajasen de igual forma el cuerpo del desdichado Gesta, poniéndole a su cuerpo muerto el cariño que acaso nunca tuvo en vida.

Y que en la tiniebla de esa triste tarde de las tres cruces, se escuchara una voz seria y ronca que dijera:

"¡Atento a lo que se manda!

¡Los dos ladrones por parejo a tierra, eh...!
¡Y no los quiero ve bajá!
¡Vamo a echarle una mijita de casta, corazón!
¡Duro con ello...valiente!... ¡Duro con ello...valiente!"


(Texto publicado en la web cofradespasionensevilla el 22 de Abril de 2009)



Apostilla cinematográfica: En la grandiosa película "Rey de Reyes" (Cecil B. Demille 1927), Cecil y su guionista Jeannie MacPherson le otorgan una madre al desdichado Gesta al pie de su cruz. ¡Qué calidad humana no tendrían!


Imág. secundarias de la Pasión según Sevilla.(IX)


fotografía archivo Josué Diaz Gonzalez


IX. LOS SANTOS VARONES. (La insoportable levedad del ser en lo arto de una escalera de palo. Y una imposible versión heavyllanizada de "Stairway to Heaven" de Led Zeppelin)


Nicodemo y José de Arimatea fueron los Santos Varones que ayudaron a la Virgen, a las Santas Mujeres y a San Juan, a bajar de la Cruz el cuerpo muerto der Señó.

¿Los apóstoles también arrimarían el hombro, no? ¿Darían er callo?
Lo de los apóstoles...vamos a dejarlo para otro día, que no me quiero calentá. Sufrieron un episodio de lo que Núñez de Herrera llamaba "escenas de flaqueza humana". Y es que alguno ya andaría buscando tallé de encuadernación por Jerusalem par tema de los evangelios.

¿Quiénes fueron en verdad los Santos Varones?

Fueron buena gente según los evangelios, incluso gente con dinero (se ve en las ropas, llevaban unas capuchas de lujo), pero no por ello nobles, humildes, y currantes...Gente de confianza que si tenían que ayudarte en argo, dejaban lo que estaban haciendo y, voluntariosos, te echaban un cable...o una escalera.

En Sevilla sale un paso que es una obra maestra del arte barroco cofradiero, el paso del Descendimiento de la Cofradía de la Quinta Angustia (¡Vaya pedazo de paso!).

Cristo roto, sujetado por un divino lazo de sudario para que no se caiga, y los Santos Varones arriba en las escaleras, jugándose er tipo por amor, jugándose er tipo por Sevilla entera, que quiere que ese Cristo se deslice suave de amor hasta su Madre. Ese sí que es un lazo que une bien, que une a Sevilla entera con ese Cristo, como un verdadero NO-DO sevillano, otro "No me ha Dejado". Los Santos Varones no dejan que el Cristo caiga, y han inventao esa madeja divina que entrelaza sus propios cuerpos, con el sudario, y con el cuerpo der Señó; y Sevilla no permite que caiga ni el Cristo, ni los Santos Varones. Sevilla no permite que caiga ese amor tan grande y tan antiguo.

Fíjate bien que este año parece que los de las escaleras se van a caé de verdad...


Tú tranquilo que los Santos Varones no se caen, aunque er que estira la pierna pa tras está ya desafiando la ley de Newton, y está perdiendo el equilibrio en busca de los lirios. Pero no le va a pasá na, todos los años sale airoso (nunca mejor dicho) der trance. Y es que este paso del Descendimiento también se puede llamar como er paso der Triunfo de la Santa Fé sobre la Ciencia...Y aquí en Sevilla no hay fuerzas directamente proporcionales al producto de sus masas, ni cuadrado de la distancia que separe, a estos dos hombres de lo arto de las escaleras ar suelo.


Te digo una cosa: Si er nota de los Led Zeppelin llega a nacé aquí en Sevilla, en los primeros acordes de "Stairway to Heaven", en lugá de soná esa dulce flauta medieval, iban a soná los pitos der Silencio...fijo; y Jimmy Page le dedica la saetilla: "Escalera hacia el Cielo" a este paso, único y portentoso, del Descendimiento de la Cofradía de la Quinta Angustia...Verdadera Escalera hacia el Cielo de Sevilla.


Pero nunca sonaran esos primeros acordes de "Escalera hacia el Cielo" versión heavyllanizada delante de este paso. Nunca su oboe, su fagot, y su clarinete, unísonos en trío como Dios manda. 
Este si que sería un sueño para los últimos heavys de Sevilla...y una pesadilla cofrade para algunos que yo me sé, que se iban a rasgá las vestiduras como Anás y Caifás, pero ese traje se lo han ahorrao...


(Texto publicado en la web cofradespasionensevilla el 29 de Marzo de 2009)



Apostilla machadiana: Y dijo una voz popular: ¿Quién me presta una escalera para subir al madero... 

Imág. secundarias de la Pasión según Sevilla.(VIII)



fotografía archivo Caito-Angulo


VIII. LOS SAYONES (Sayones que yo te pinté, demonios se tienen que vorvé...)


Si los romanos hacían nuestras delicias durante la Semana Santa, los sayones también.
¿Los sayones también? Por supuesto que sí; y si los romanos lo lograban causando admiración, los sayones lo consiguen de otra forma más increíble. Es decir, los sayones también proporcionan interesantes reflexiones y discusiones entre los cofrades a pesar de sí mismos, y pese a ocupar el puesto más bajo entre las figuras secundarias (muy por debajo de los esclavos negros, que ya vimos que eran buena gente esclavizá y sometida por los romanos o los judíos con poderío económico). Los sayones son fundamentales para ilustrar la Pasión, sin ellos, algunos pasajes no podrían representarse, y además dan sentido a muchos momentos sublimes del mensaje de Jesús. Por lo tanto, no seamos nosotros ahora tan malos como fueron ellos con el Señó, y por qué lo vamos a negar (¡Al César lo que es del César, y a los sayones lo que es de los sayones!): los sayones de los pasos también hacen nuestras delicias, dan juego en la Semana Santa, e ilustran fielmente los hechos de la Pasión según Sevilla.

¿Qué significa sayón? ¿Quienes eran? ¿Judíos de mala voluntad? ¿Por qué les gustaba vestirse con ropajes superpuestos, y con tejidos de rayas gordas de colores estridentes? ¿Qué intereses les movían?...


Sayón: Verdugo que preparaba a los reos para la muerte.


Los sayones tienen un pequeñito problema, ya antes de acometer ninguna acción...que eran judíos...(¡vaya por Dios! ¿y los apóstoles y los santos varones qué eran de Chipre?) Son esbirros asalariados, verdugos para ser más exactos, lacayos de la muerte y del dolor para con los enemigos del pueblo judío, gente baja que se ganaba la vida entre la tortura, los castigos y las ejecuciones, como si de un funcionariado del terror se tratara. Ahora bien: ¿Que tiene que tener un sayón para obtener plaza de sayón en lo arto de un paso en Sevilla capital?


Lo primero que tiene que ser, es ser feo, o tener cara de mala idea, pero feo con ganas, no vale un feo cualquiera. Acuérdense que hace poco una autoridad eclesiástica encargada de velar por la dignidad de las nuevas figuras secundarias, puso el grito en el cielo cuando contempló la carita de un sayón (cómo lo vería de mal este hombre), al que consideraba indigno de procesionar por nuestra ciudad. Pues bien, yo pienso que ese sayón que escandaliza, tiene lo que siempre ha de tener un sayón como Dios manda, es decir, la provocación del desconcierto y la distorsión arriba del paso.

Tus padres presumen de la fealdad de los sayones de su época en comparación con los de hoy día, pero luego llegan tus abuelos y te dicen que para feos los sayones de cuando ellos eran chicos, y así generación tras generación, todos alardean de sayones.

Lo segundo para ser un buen sayón es llevar una indumentaria ecléctica, que desentone con los ropajes de las demás figuras. Los sayones vestían fatal, les gustaban mucho las superposiciones de ropa y los tejidos con rayas gordas y de colores vivos. A veces se ponen unas telitas por la cabeza, al estilo Laurence de Arabía, que más que favorecerles, lo que hace es esconderles las facciones, y que les da un cierto aire de terroristas de Alfatat o de Jamás, que casi asusta.


Hubo sayones míticos, cuyos nombres son famosos y perdurarán en la memoria del pueblo: Er Perragorda, er Bizco, er Tuerto de los espárragos, et cetêra, et cetêra...

Hoy día tenemos grandes sayones en nuestros pasos que hacen las delicias de todos.

A los sayones, diligentes y sádicos, hemos de tratar de entenderlos, de comprenderlos de algún modo, de perdonarlos, porque también son parte de nuestra Semana Santa, y ayudan a incrementar su magnífica riqueza y variedad. Simplemente fueron hombres instrumentados en los que se vertebró la maldad e intolerancia de sus inmediatos superiores, para tratar de callar un universal mensaje de amor a todos los hombres, sayones incluidos...



(Texto publicado en la web cofradespasionensevilla el 26 de Marzo de 2009)



Apostilla histórica: Refieren algunos historiadores que, durante la 2ª diáspora judía, acontecida tras la conquista de Jerusalem por el general romano Tito en el 70 d.C., los sayones que habitualmente torturaban para el Sanedrín sufrieron una brusca reconversión laboral que los convirtió en excelentes fabricantes de tambores y bombos. Así, de algún modo u otro, quedaron vinculados a la Semana Santa.





Imág. secundarias de la Pasión según Sevilla.(VII)


Fot. Arte Sacro

VII. LOS ROMANOS...(¡Tós por iguá...Salvo er Romano de la Cofradía del Valle)

Lo de Sevilla con las legiones romanas es de enamoramiento enfermizo. Ninguna otra ciudad del mundo se rinde y se entrega como lo hace Sevilla cuando ve llegá un Senatus a manos de un legionario de la Roma Imperial, ya sea vivo o figurado.

Somos la antítesis, viva y latente, de las resistencias históricas de Numancia o de Masadá...aquí no nos encerramos, al contrario, salimos a recibirlos y a verlos desfilá.

Que vengan los romanos que aquí está Sevilla entregá en cuerpo y alma!
¡Que pase Roma y to los legionarios romanos!- gritó en el alba una estrella.
¡Qué nos gusta largá en latín!...Eso se aprende aquí en tres días.
¡Qué nos gusta un águila de alas desplegadas que con sus garras sujete un estandarte!
¡Qué nos gusta una loba dándole teta a dos gemelos! Por cierto, lo de la loba es una hermosa metáfora (porque los romanos tenían tela de clase) del latín lupa: loba o ramera, de ahí que la palabra lupanar signifique prostíbulo.

La riqueza de nuestra Semana Santa hace que la variedad de romanos sea amplia, y es que tenemos romanos pa hacé El Retorno de Gladiator, y aún nos sobran seis o siete para otro Peplum Magnificum. Hagamos un breve y extraño estudio romanológico.

Hoy día, vemos las fotos de cofradías de principios de siglo, y los romanos que iban en los pasos eran curiosos, unos tíos rarísimos, que nos provocan el desconcierto y la risa. Pero en su época resultaban espectaculares y el pueblo los valoraba en buena medida, muy por delante de otras figuras secundarias (acuérdate der tema de los judíos...ojú, los judíos).
Después se prefiguró la estética del romano moderno, con sus sandalias, faldita corta, coraza , armas, capa, y casco con plumero. El ideal del romano sevillano: el armao de la Macarena. Y el listón se puso tan alto, que pienso objetivamente, que nadie va a superar ese diseño...Romanos los podrá haber más realistas, más sobrios, más o menos presentables, pero el ideal que ya tenemos todos en mente es el armao (queramos o no, plumas aparte, porque ya están en el subconsciente del sevillano; y te lo digo yo que soy de la Amargura, cuyos romanos son envidiables). A partir de entonces los romanos de los pasos fueron digamos uniformándose de alguna manera, pero todos con sus peculiaridades que los caracterizan y, por qué no decirlo, hacen nuestras delicias durante la Semana Santa.
Si los romanos están muy bien hechos, no se necesitan capas para taparlos, y se exponen a la vista de todos a coraza limpia. Si son sobrios, abandonan las plumas exóticas por el casco con cepillo de escoba. Si van a caballo desatan pasiones y envidias, porque resultan aún más arrogantes y altivos. Si se arrepienten de matar ar Señó, están hasta mejor miraos por el pueblo. Si la coraza de plata, si la coraza de oro; si la lanza con escudo, si la espadita corta; si plumas blancas, si plumas rojas; si nuestro romano es más guapo que el tuyo, si mi romano está más fuerte que el de tu cofradía; et cetêra, et cetêra (Latín puro de Roma, no lo ves) . Y con los romanos der Santo Entierro no me pienso entretené aquí y ahora, ustedes ya se lo imaginarán: todo un ejemplo de La declinación y caída del Imperio romano...

Pero cambiemos ya de registro, porque de entre todos los romanos de nuestros pasos, hay uno, cuya sola presencia es perversa: er Romano de indefinidos horrores del paso de la Coronación de Espinas de la Cofradía del Valle.

Me da miedo hasta nombrarlo...¿Lo habéis visto bien? ¿Le habéis visto la terrible serenidad de su rostro? ¿Habéis sentido la dulzura insoportable de esa cara? ¿La malévola elegancia de sus formas? ¿Cómo una persona que está ejecutando tan salvaje acto puede desprender tanta tranquilidad y armonía? ¿Por qué el imaginero le puso tanto arte y le otorgó tanta belleza?...No sé, no me lo puedo explicá...me provoca una serie de indefinidos horrores, una asociación de ideas enfrentadas.
El Romano de la Coronación de Espinas es, con diferencia, el más extraño de nuestra Semana Santa; no necesita ni casco con plumas, a veces lo visten con una capita corta (taparlo sería un crimen), su única arma es un simple palo o caña, y su postura es tan estilizada, que parece que lo han sacado de una pintura del Renacimiento italiano. Está cometiendo un acto terrible, y parece que está en místico éxtasis...hasta un desalmado tendría que sentir algo en sus venas cuando apretara esa corona de espinas de acacia, algún gesto que trasmita esa violencia, algún resquicio humano para su propio desahogo...pero no lo tiene, está impregnado de la frialdad terrible de la belleza y de la crueldad más absoluta.
El Romano de la Coronación levanta la caña serenamente, y va a hacer de Jesús un Cristo Rey ("Christus factus est"...cantarán los niños esa tarde ante el paso, como quien canta una nana ar Señó para que se quede dormido y no sufra), lo va a coronar de espinas, solo ha de bajar bruscamente esos brazos y ejecutar su terrible movimiento, que se ha congelado en el tiempo y en el balanceo persistente de su pequeña capa.

Con este romano no se juega...Nadie querría parecerse a él, nadie querría vestirse como él, nadie querría portar su simple arma, porque nadie soportaría esa vara de oprobio entre las manos, al igual que el centurión romano no soportó la túnica sagrada sobre sus hombros. Este romano del Valle es la personificación del horror no definido, de la violencia contenida, y de la maldad no reflejada, ni presentida.

Ya lo verás el Jueves Santo, cuando pase terrible, elegante, dulzón, y frío como el mármol. Armado sencillamente con un palo, caña del escarnio de Nuestro Señor Jesucristo.

Y cuando llegue a tu altura el paso triste de Los Espejitos, reflejos de sol devolverá su canastilla, y sentirás en esos reflejos, miradas de viejos fantasmas sevillanos que la luz de la tarde ahora invoca...


(Texto publicado en la web cofradespasionensevilla el 21 de Marzo de 2009)



Apostilla afterpop: ¡Cómo me flipan los romanos! Empezó a divagar sobre la magnitud del imperio... (Frida Laponia, Agustín Fernández Mallo)

Imág. secundarias de la Pasión según Sevilla.(VI)




foto archivo euroresidentes


VI. ESCLAVO Y NEGRO...ER DE SAN GONZALO ("El negro que tenía las cervicales blancas")


La fealdad de algunas figuras secundarias de la Pasión según Sevilla tiene un claro y evidente propósito: hacernos ver a todos que los judíos, además de feos, eran perversos.

En Sevilla sabemos que los judíos fueron los malos en el ajusticiamiento de Jesús y les vemos apresarlo, calumniarlo, pegarle bofetadas y hacerle un montón de barbaridades antes de condenarlo. Y pa colmo, sortaron a Barrabás antes que a Jesús, habiéndoles dao a elegí como hizo buenamente Pilatos...(¡Si es que lo de los judíos!).


En cambio, a los romanos que también participaron en todas las torturas (incluso de forma más directa) los tratamos mejor, los imagineros los hacen más bonitos, los visten con buenas ropas y les colocan espléndidas corazas que deslumbran nuestros ojos y causan admiración...(¡Hombre, es que los romanos, al fin y al cabo, como eran una fuerza de ocupación extranjera en Judea se dejaron llevá por los judíos que sabían má der tema!).


Por último, vemos el tratamiento que se le da a la raza negra en la Semana Santa, a los esclavos negros que aparecen en algunos pasos y que gozan verdaderamente de la simpatía y el cariño sincero de casi todos los sevillanos. Pero hay en Sevilla una figura secundaria y negra en lo arto de un paso que lo que le hicieron no está en los escritos. Es de recochineo puro y duro. Esta figura, olvidada por muchos, es el esclavo negro de la Cofradía de San Gonzalo. A la raza negra, pobres, no les ha ido precisamente mejor que a los judíos a lo largo de la Historia. Si los judíos han sufrido persecución, los negros han sufrido la esclavitud desde antiguo. Y los judíos cuando tuvieron una mijita de podé también pusieron a los negros a hacé labores ingratas...(¡No, si lo de los judíos!).


Pues bien, aquí está el esclavo negro de Caifás, el malaje, el sumo sacerdote, er que quería que er Señó dijese que él era el Hijo de Dios pa rasgarse las vestiduras y condenarlo por blasfemia. En el paso están Caifás y otras figuras. Todo normal. Pero si te fijas bien (un poco mejor si te alejas del paso) hay un esclavo negro agachado en el centro que soporta un libro tela de gordo sobre su cabeza...¡Hay que tené mala idea!.

El esclavo negro de Caifás soporta un tocho de tomo y lomo, de groso calibre, sobre su cabeza y en cuclillas, en una pose infernal. Ese negro ni siquiera sabe lo que lleva en lo arto (la Torá resumida) porque si llevara una palangana o un cántaro por lo menos sabría para qué sirve su esfuerzo. En la Semana Santa de Sevilla aparecen otros esclavos negros, pero ninguno como él. No me extrañaría nada que, en estos tiempos que corren de buena voluntad y hermanamiento entre las razas, se fundara una ONG sevillana cuyo fin sea liberar, de una vez, ar negro de Caifás de ese libro malicioso que parece un Espasa-Calpe (son capaces los notas, hasta de trincá una subvención oficial).
Además, es curioso, miras al negro de Caifás y de negro solo tiene el color. Pocos rasgos nos llevan a África, hasta el pelo lo tiene agraciado er tío, en lugar de muy rizado...
Quizás el imaginero que diseñó la escena, para volver a demostrar que los judíos eran perversos y conociendo de antemano la simpatía que irradian aquí los negros, decidió colocar al negro de Caifás soportando ese pedazo de libro en la cabeza y humillarlo tela para que los sevillanos nos acordaramos de to los judíos al ver a aquella criatura sufriendo en sus cervicales el Talmud y la Torá... quizás lo decidió a última hora y agachó a una figura y la barnizó de negro caoba para conseguir ese logrado efecto...Sí, ese, ya sabes cuál...el mismo que provocaron hace siglos y aún hoy día provocan las monumentales narices hebreas de las figuras secundarias y malvadas de la Pasión según Sevilla.


(Texto publicado en la web cofradespasionensevilla el 16 de Marzo de 2009)


Apostilla chubasquera: El pasado (por agua) Lunes Santo de 2012 el Negro de San Gonzalo se quedó sin plástico que lo tapase cuando a todas las demás figuras del paso las protegieron de un intenso chaparrón primaveral. Ni siquiera se dieron cuenta de su presencia en el paso. A raíz de este hecho, el Negro de San Gonzalo adquirió una mayor simpatía por parte de los sevillanos, que se pusieron en su pellejo (es un decir, digamos en su encarnadura polícroma oscurita) y se preocuparon mucho más por él. Al negro de San Gonzalo le cayó agua... fuerte y flojo, aunque él se tapa un poquito con el Libro de las Profecías que porta. Ese tocho de infinitas páginas en el que consta, de manera profética y por escrito, que la Semana Santa de Sevilla de 2012 iba a ser un poco pasaíta por agua.

Imág. secundarias de la Pasión según Sevilla.(V)



fotografía: archivo Coge tu Cruz.

V. SAN JUAN EVANGELISTA (ER DE LA AMARGURA, POR DEMOSTRACIÓN EMPÍRICA)



Decíamos en esta serie de "Imágenes secundarias de la Pasión según Sevilla" que de todos los cirineos que acompañaban ar Señó, como el de San Isidoro...ninguno . Pues bien, setenta años antes, Antonio Núñez de Herrera opinaba lo mismo sobre el San Juan de los sanjuanes, el San Juan Evangelista y discípulo amado de la cofradía de la Amargura. No confundir con San Juan de la Palma, iglesia en la que radica, que es el nombre popular que la ciudad otorgó a la parroquia de San Juan Bautista (el que era primo-hermano der Señó y vivió ener desierto pa más señas).

¿Por qué es especial este San Juan? ¿Qué lo hace distinto y único?... Na más que hay que verlo, qué jechura más bonita tiene...

Se pueden llevar a cabo rigurosos estudios y análisis al respecto, pero la conclusión es siempre la misma, y su demostración empírica. Lo defienda yo ahora, un poeta en 1934, o una impulsiva señora en 1893...Y es que era el año 1893, y el palio de la Virgen de la Amargura transitaba por la Plaza de San Francisco. En una levantá, cayó una pavesa sobre la candelería y ésta se convirtió, en pocos segundos, en una bola de fuego. De todos los gritos que se dieron desde los palcos en auxilio del paso, sólo uno puso la piel de gallina al respetable...Una impulsiva señora se levantó y alentó a los que intentaban sofocar las llamas de aquel incendio: "¡Que se salve el San Juan! ¡Por Dios, salvad al San Juan!". Tal era el cariño y la devoción que gran parte de la ciudad, y en particular su barrio, le tenían al San Juan, al que consideraban un vecino más de la calle Feria, esquina Regina ("aunque le pese a Molina y a tó sus frailes").

Este San Juan acompaña en movimiento a una Virgen que va absorta en su dolor, tratando de consolarla, y parece que algo le va contando en tan amargo y silencioso tránsito. La inclinación de la imagen es perfecta, la posición de los brazos extendidos ambos hacia un mismo lado, opuesto a la mirada de la Virgen que no atiende. Esa postura torera de brazos, que otro Antonio (Burgos éste) sentenció: "parece que le está pegando media verónica al dolor"...pero qué media verónica...la cara fina y con perilla espadachinesca, la boca dulce, el pelo airoso, las venas del cuello y de la frente henchidas, los dedos de las manos extendidos. Míralo cómo viene, la conversación silenciosa que trae con la Virgen de la Amargura. Este San Juan auténtico, que no está por está, que este está tratando de sacá a la Virgen de ese divino puchero que lleva encima. No como otros sanjuanes, con los que no me pienso entretené aquí y ahora. Y la gente de Sevilla, se da cuenta de esto, y lo reconoce como el San Juan auténtico, el que tiene un deo que apunta parriba por los siglos de los siglos, amén...

Por eso cuando le pides a tu madre que te compre argo y ella no está por la labor, te dice al oído: "...Sí, sí, claro, te lo compraré cuando San Juan (no el Bautista, er de La Amargura) baje el deo" ; y tú entonces, te quedas mirando el escaparate ya imposible, y tu reflejo en él se perderá pronto, porque tu madre aún te lleva de la mano por la calle y tiene mucha prisa.


(Texto publicado en la web cofradespasionensevilla el 11 de Marzo de 2009)


Apostilla pregoneril: ¡Pero como tú, ninguno!